miércoles, 22 de noviembre de 2017

SIN FICCION

Por culpa de que el resto no cumplió con su rol, Everton perdió la categoría. Lo de siempre, las culpas están afuera, en otra parte.  
En nada, parece,  influye la pobre campaña y el desgaste de años de mentiras en sostener la ficción de que somos grandes porque participamos de torneos deficitarios y ruinosos.
Atrás quedaron los lamentos, en clave de extorsión, de comienzos de año cuando la dirigencia de la calle 14 le exigía al Intendente Garro se hiciera cargo de los viajes del "decano", porque el prestigio de la ciudad, porque la función social y todo el resto de la chacarera doliente que siempre cantan cuando los números no le cierran por ningún lado y hacen agua.
"Querían ficción, diría Fariña, y les di ficción". El tarta que es un mediocre tan oscuro como el dicente de la frase lo imitó  y le hizo creer a la gilada que el Torneo Federal B le daba vuelo a la Liga. Ya ven el paskín entintado y el Diario Hoy le dedican una columnita de 15 líneas y el mundo sigue andando.
Sin ficción lo que queda es lo que hay, la misma intrascendencia a la que el sistema condena a la Liga capitalina por la cercanía - a minutos de autopista o una hora de tren - se inserta en la gran metrópoli. No es transando con el sistema que se le da vuelo a la Liga sino poniendo en evidencia lo canallesco de ese sistema. Te satura con fútbol profesional y condena al fútbol amateur a la marginalidad porque los amantes del futbol no tienen un solo incentivo para ir a las canchas de la Liga. Para que queremos plaquitas de los clubes grandes en los aniversarios si utilizando la jurisdicción deportiva se quedan con toda la guita y a los clubes no les llega un centavo. No es novedoso un torneo mas de ascenso como sí lo sería en el interior profundo. La Liga Amateur Platense no tiene uno sino dos equipos en la Superliga (o en el fútbol profesional) y, entonces, a quien carajo le importa las plazas de un torneo que si no te bancan no lo podes jugar. A quién le puede importar cuando con mucha furia podes meter mil personas con lo que recaudas lo que en "viáticos" percibe un jugador de Camioneros. A quién le importa que una mutual de jugadores retirados o que no tienen cabida en el ascenso afista se junten los fines de semanas a despuntar el vicio. A quien le puede importar si esos torneos no te sirven para promover juveniles y, en resumen, no te sirve para agrandar el club. En cambio, lo endeduda y compromete en un viaje que, claramente, es de ida.
Se acabo la ficción y quedó Fariña o el tartamudo divagando sobre el crecimiento y otras yerbas mientras pasan los años y ni siquiera puede mostrar una sede remodelada con la que hizo campaña similar a la que abunda en estos tiempos, la de la frase: "esa te la debo".

lunes, 13 de noviembre de 2017

LA BOCINA DEL AVION

Cuando Julio Grondona decidió que su ariete en el interior sería un joven de Ayacucho que despertaba nula empatía en sus amigos de dinero del hasta ese momento "interior" pero que, pese a ello, le juntaba casi todas las cabezas de las ligas del interior hizo que el sempiterno acudiera a su imaginación para aconchabar al abogado de Mar del Plata Roberto Fernandez, que rumiaba odio y desprecio porque veia venir que quedaba fuera de la foto. Y así fue nomas, le invento un cargo: Asesor Letrado. Poco importó que la AFA destinara un jugoso salario al reconocido abogado proveniente de San Lorenzo de Almagro, Mario Schmoisman. Era necesario aquietar las turbias aguas que bajaban del interior y algo había que conceder al bando de los tipos que eran tan pobres que lo único que tenían era plata.
Y así se creo un cargo que consistiría en que a toda decisión política había que adunarle un informe o dictamen del asesor "letrado".
De los desaciertos y juicios que Fernandez le hizo perder a la AFA escribiremos en otra ocasión. 
Importa y mucho para esta nota destacar que el cargo quedó y, luego del anodino paso de "retoño", en la nueva composición del consejo de Leo Dan recayó en el abogado de Pehuajó, Fernando Bethouart.
Lo que nunca imaginó el pehuajense es que sus informes y opiniones "juridicas" iban a tener menos peso que las patas de un canario.
Nadie lo llama. Salen reformas, retoques reglamentarios y otros yuyos y la opinión de Bethouart? Bien, gracias.
Nuevas épocas. Otros rumbos. Torbellino con mucho pragmatismo y, a sabiendas que el cargo en sí mismo es un invento y los dictamenes innecesarios, no dudó en mantenerlo y cubrirlo si eso le garantizaba que los retazos del ceresismo se iban a alinear.
Mientras tanto en Pahuajó Manuelita, que sigue viviendo allá tiene quien la cuide. 

sábado, 11 de noviembre de 2017

MAR DE FONDO

La rebarba del "ceresismo", es decir, el conjunto de ex frecuentadores del 5º piso de Viamonte al 1366 en épocas pasadas y que, testimonialmente, integran el elenco que Torbellino aceptó para el Consejo Federal están algo inquietos.
Sometidos a un ninguneo constante se aferran a la denominación de sus cargos los cuales solo mantienen el nombre  mas no la funcionalidad de antes.
Este es un consejo del Si Presidente y el mas rastrero mas veces viaja a la capital pero sus posibilidades de incidir en las decisiones de fondo son nulas.
Se acerca mucho mas al consejo de la década del 60 del siglo pasado cuando 5 o 7 tipos representaban al país y, por cercanía eran designados para suscribir actas de las decisiones que tomaban dos o tres.
En la AFA residual es Chiqui, Torbellino y Retoño quienes manejan a voluntad las cuestiones del interior, el resto diría la filósofa televisiva Moria Casan son solo un decorado.
Ese reducción a escenografía es lo que en el ultimas horas esta runfla ha dejado trascender como malestar a distintos medios: hay molestia porque el ninguneo duele.
El gatopardismo se resume en una frase tan contundente como tautológica: "que todo cambie para que no cambie nada". Eso es lo que se verifica hoy en Viamonte: del Si Julio se pasó al Si chiqui con las distancias siderales existentes en los destinatarios del ditirambo.
De a poco se despabilan los que algo piensan y acentúan su servilismo quienes saben que aún arrastrándose el caracol recorre distancias que, por su ansiedad, el cervatillo no logra siquiera mensurar.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

OSCURECIDO POR LA NUBES

Ayer publicamos la puesta en escena del cachetudo que intenta volver a los primeros planos como un desprendido dirigente que afronta solito una lucha contra la industria del juicio y la mafia de los abogados laboralistas.
Nada de eso. 
El portal www.infocielo.com pone las cosas en su justo lugar e ilustra algo inocultable: el pasado viscoso de este personaje, no solo firmando de modo irregular documentación de la Delegación Municipal de Los Hornos en épocas en que era intendente municipal Julio Alak sino en una dudosa firma cuando en los tiempos de la Comisión Normalizadora de la AFA apareció su rúbrica en una rara acta acuerdo donde se descontaba a los clubes de Primera, como mecanismo de solidaridad para con los clubes del Ascenso, del día 23 de agosto de 2016 pero sin plasmar ese supuesto acuerdo.
Dejamos el enlace de la nota para que quede a las claras la calaña del personaje que asomando la cabeza no hace mas que complicarse.
Todo llega Cachetudo, todo llega.

http://infocielo.com/nota/85511/una_historia_de_irregularidades_detras_del_dirigente_que_debe_vender_su_auto_para_que_no_le_cierren_el_club/

martes, 7 de noviembre de 2017

LA ULTIMA DE PIÑÓN FIJO

El cachetudo además de esconderse en los tribunales del trabajo luego de desplegar un amague de escena de pugilato no para en su derrotero de indignidad y estupidez. Ahora se retrató en el pasquín de Diagonal 80 publicitando como vende su auto antes de pagar un clasificado.
Un descarado que anuncia este desprendimiento patrimonial en cumplimiento de sus obligaciones de dirigente de un club que, como todos saben, usurpa un terreno y, si no le va bien será porque hace años está colonizado por personajes de su categoría.
Todo el tiempo nos sorprenden estos impresentables.
Todo llega, cachete, todo llega. Y llegará el día en el que no habrá lugar para esconderse.

lunes, 30 de octubre de 2017

FÚTBOL PAGO Y SOCIEDADES ANÓNIMAS DEPORTIVAS

Luego de sobrellevar el primer fin de semana de "superliga" del resto de los próximos en los que habrá que pagar para ver fútbol televisado,nos obliga a algunas aclaraciones.
El mandamás del fútbol argentino que además oficia de Presidente de la Nación, luego de negar, en campaña de recolección de votos de modo enfático y cínico que ese acceso libre no sería alterado, ubicó al fútbol en los escaparates que el mercado le asigna, el de abono extra que excede el básico de canales donde siempre pasan las mismas películas o noticias continuadas cada día mas parecidas.
Quedará, eso sí, pendiente un debate serio y sin preconceptos ideológicos y políticos en torno a la viablidad de que sea "el estado" quien asuma por a través de aportes o "publicidad" en la previa y entretiempos de los partidos televisados el sostenimiento del fútbol o, como afirman los muchachos que gobiernan siendo una actividad privada "rentable" debe ser atendidas por sus dueños. O sea, el negocio se asume con todos los gastos y costos emergentes (deudas previsionales, impositivas, etc, etc). 
El choque en ese debate tiene una cuestión esencial porque no hablamos de empresas que explotan un negocio sino de clubes, organizados jurídicamente como "asociaciones civiles" y ahí justamente está la nota típica: no existe finalidad de lucro.
Otra vez, entonces, como hace 18 años nos vuelven a meter en una obsesión "macrista" la de transformar esas asociaciones sin fines de lucro en sociedad comerciales, siendo específicos, en sociedades anónimas deportivas, de eso hablamos.
Mauricio nunca superó como Grondona se lo fumó en pipa en 1999 cuando en Ezeiza discutieron el tema y el único voto que saco,el ahora Presidente, fue el propio.
Corremos a los socios y los reemplazamos por accionistas. La mirada de Campanella, antes de convertirse en macrista, en aquella exquisitez que fue su película Luna de Avellaneda.
Pero antes debemos advertir dos cuestiones: la primera no existen liderazgos en el fútbol y su dirigencia para encarar ese debate en posición de equivalencia con los CEOS que ocupan los despachos oficiales y llevarán el peso del debate y la segunda, no menos importante, que el negocio es la actividad fútbol "profesional" televisado, nada más. El resto de las actividades, incluyendo el fútbol amateur y el mantenimiento edilicio de las instituciones, son actividades ruinosas que apenas sobreviven con la cuota social y el aporte extraordinario de los practicantes de las distintas disciplinas.
Volvieron los 90 y con ínfulas. Otra vez ese asunto de lo urgente y lo importante y, como en aquellos años, la mirada se posará o desviará del "otro".

martes, 10 de octubre de 2017

LA PELÍCULA DEL REY

Cuando en el 5to. piso vieron ingresar a Carlos Rey muchos recordaron que su mano amiga fue esencial para el lanzamiento al mundo de la empresa y el comercio de un ex directivo del Consejo Federal de la AFA.
Extraña la parábola la de Rey que en aquellos años era escoltado por el árbitro internacional Francisco Lamolina.
Desplazó en la venta de balones de fútbol a la que propiciaba el hijo del fallecido Presidente Ejecutivo, Alvaro Castro.
El asunto en aquellos años era que Rey traía un negocio redondito pero la AFA tenía exclusividad, en el uso de balones para sus torneos con "Adidas".
Que mejor, entonces, que apelar a esa esquizofrenia de que la AFA es una cosa y el Consejo Federal otra.
La AFA de ayer-como la de hoy-es muy afecta a crear categorías inexistentes: directa e indirectamente afiliados, AFA -3° Piso - y Consejo Federal -5° piso-, en fin, en cuestiones de negocios hay que ser creativos
Aquel corto circuito que dejó fuera del negocio a Castro (h) catapultó a un directivo al olimpo de los comerciantes exitosos. Sí, de empleado público en uso de licencia, a comerciante próspero y pujante que vendía balones Penalty-la marca de Rey y Lamolina- a un precio inigualable, siempre y cuando los torneos del Consejo Federal y la mayoría de la Ligas adhirieran "en exclusividad" a la adquisición de balones a un costo sin competencia.
Así pasó y así se inició una carrera comercial exitosa, aún vigente.
Pero Rey volvió y con él, como en los viejos buenos tiempos, contratos anteriores -recientes diríamos- ceden ante la marca y el precio que propone.
Nada nuevo bajo el sol, en especial, cuando de buenos negocios se trata.
Las historia se repite, decía Marx (Carlitos no Groucho) primero como tragedia y después como farsa.